Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2009

3, 2, 1

Esa cosa del efecto dominó en todo. Si ahora todo está bien con quien solías ser feliz, pues entonces así estará todo mejor: nadie se acerca a nadie, tod@s recuerdan sus pasados caminos y lo retoman. En este sentido de la felicidad créeme que es mejor así, es como que tod@s van descartando su participación en la vida de otr@, en ese sentido que tú ya sabes. Me alegro por tí, por ustedes, por tod@s... Si al final, nada quedará sin repercutir en el/la otr@.

Has oído... ¿Porquerías?

¿Has oído hablar de nuestras vidas? Esas que según aquell@s son sólo un número más entre tanta cifra comercial... Ese gran extenso número que prueba que much@s ya han sido enumerad@s. Olvidémonos de tanta porquería, la vida está fuera de papeles.

Toñito

Es extraño saber que en algún lugar existes. Aunque sea en aquella/esta vida paralela puedo, por fin, estar junto a tí. Ya no es todo como la primera vez que te ví y te sentí, unas cuantas semanas pasaron y volví a verte. Sabía que eras tú, que eras el mismo. De tantas malas caras y de tan sola que me había sentido la primera vez, todo habría cambiado esta segunda oportunidad: todos y todas te aceptaban y te querían - incluso alguien que quiso aceptarte como tuyo, pero no sería tan fácil -. De verte con esas piezas enteras de ropa a verte con pantalones cortos y poleras, y tu pelo más largo y algo crespo. Ya te proponías ponerte de pie, y tu cara tan blanca - color guagua - y suave. Créeme que duermo feliz, y ya no me apeno al despertar; aunque es inevitable desearte siempre conmigo. Tan pesado que te has puesto, y tus primeros intentos de hablar no estan nada mal. Es todo tan lindo al poder compartir todos esos momentos, aunque sean menos que el tiempo real... Antonio, que extraño no…

Donde quiera que estés.

Nada que hacer con tantos pensamientos que deja en la cabeza los sueños. Esos diccionarios de los sueños no tendrán mucho que aportar si yo soy la que sabe que sucede. Mmm... ¿Qué hacer con aquel deseo? Algo que ya fue, ya era, ya pasó: ¿cómo me olvido de aquello?
No será tan fácil dejar volar el recuerdo, la angustia, las ganas, aquel momento feliz. Sé que ya no estás, que no volverás... Pero sin embargo en mis sueños te veo, y soy feliz. Eres lo que jamás habría dejado partir si hubiese sabido, y aunque no estés, lo sabes.
Nada te traerá de vuelta, nada ni nadie. Será imposible no recordarte en cada ser tan especial como tú, y cuando tu medio-semejante esté conmigo, será difícil no reflejarte en él.
No necesito que me expliquen el por qué, no saco nada con cuestionarte la vida en la mía... Todo ya pasó, sólo espero que todo esté bien... Donde quiera que estés.
No sé si será bueno que en mis sueños te aparezcas, es tan extraño... Pero soy feliz, y puedo estar junto a tí por algunos momen…