Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2009

123123123

Descontrol sobre todo, descontrol sobre el suelo, descontrol sobre el cielo, descontrol sobre si mismx. Ahogadxs y luego bien respirando. Tirito, luego reaccióno. Pies al ritmo de semicorcheas para no estallar, ritmo maldito, ritmo bendito. Semicorcheas que acompañan mi mirada, y mi mirada no acompaña nada. Que me dejen, porque explicaciones no existen; que me dejen porque primero observense a ustedes.

Nadie está

Llegar y fingir una sonrisa inexistente. Valorar lo que han hecho y desvalorarse. Odiar el llegar a lo mismo. Decir que está todo bien mientras quiero llorar, pero ni a eso puedo llegar a este lugar. Miedo de querer irme quizás de qué manera, y en el fondo nadie está. Nadie está...

Como bestias salvajes

Imagen
Acechando con mil mosquitos a su lado, esperando el momento en que su instinto comience a notarse. El viento sopla, el viento avanza, el viento corre. El viento aleja a los mosquitos, mas aquel ser ni se inmuta. Frente a él, alguien más acechaba para atacar a la misma presa. Alguien más, parecido a él.
Estuvieron minutos frente a frente sin notarlo, y quizás antes también se habrían cruzado las miradas sin ponerle más atención. Luego comenzaron a atacar. Pero la presa escapó, herida y moribunda, pero escapó. Y lo importante pasó cuando descubrieron que eran de los mismos y reconocieron sus miradas entre los miles de animales más. Y reconocieron ambxs dos que no había un frente para atacar a la presa, sino que esa presa se ataca por todas partes, y en eso estaban juntxs, muy juntxs.

Por ahí lo encontré

Del verde de las hojas que me llaman, y el mar que me grita... Cuando sea el momento ahí estaré.

Des_cubiertxs.

Imagen
Aceptaría ser descubiertxs por millones de veces más.
Ah, sí: me gusta tu caos.

Nunca me lo esperé

Imagen
Creo que hemos sido descubiertos un par de veces, pero qué más da.
Por unos momentos hace algún tiempo, se me cruzó un pensamiento por la cabeza, sólo se me cruzó, nunca me lo esperé.
A ratos, por un lapso de tiempo, nos ahogamos y luego volvemos a respirar. El caos que hay en tí me hace sentir una brisa indescriptible, y me encanta el compartir noches espontáneamente caóticas contigo.
Amigxs, compañerxs, violentxs, destructivxs, salvajes... Quédate. Mentiría si sólo digo que me gusta algo de tí, porque de tí me gusta todo.