Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2010

Ah...

Siempre vuelvo a lo mismo, toda esta vida haciendo que sea cíclica, y vuelve loc@ a cualquiera. No sé que esperar, y no sé si espero algo, y las esperas nunca son agradables. Esta vez quiero volar, sola o acompañada, al final siempre terminamos sol@s... Sol@s como individu@s que somos.
Quisiera despertar de esta absurda realidad.

Laguna sin sal

Yo sé que el viento muchas veces sopló tu nombre, que quizás años antes comí una flor con sabor a tus besos, pero eso ya no está. Ambxs dos revivimos nuestra alegría perdida, y sin querer ya no valía la pena volver a la tristeza. Pero eso acabó, sin ser culpables de ello hubo catástrofes, y sin querer ya no valía la pena volver a empezar. Tal vez si los planetas se alinearan nuevamente, volveríamos a estar juntxs, y para ello no pasarán veinte años, bien lo sabes. Aunque el viento no sople tu nombre, tu bien sabes que siempre podré estar contigo, no como lo esperamos alguna vez, pero sabes que eres lo que fuiste, y por eso quiero que seas feliz, y sin ser culpables de nada, tal vez somos culpables de todo. No me esperes, las esperas no sirven como parte de la vida, la vida espera ser vivida no vivida para esperar.

Luna nueva

Imagen
He sentido esta noche nuestra piel fusionada, cada latido de tu corazón ha sido también el mío, y esta noche, como todas las noches, no nos abandona. Cada vez te siento más cerca, cada vez me siento más parte de tí. No puedo mentirte... Me encantas, y puedo ya pensar que esto es sentirse nuevamente enamorada; nueva, como la Luna.
En esta noche, más que en otras noches, he sentido la presencia de la Luna... Te ilumina, nos ilumina y nos cobija: nuestro amor bajo la Luna.