Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2010

Camino

Me encaminaría a la perdición, pero no la de perder la vida o vivir como zombie, sino que tomar la vida y perderse junto con ella. Viajar, ir lejos, muy lejos, sin retorno, con nadie y con todos a la vez. Alejarse, pero no estando aquí, y a la vez acercarse no estando. Mirar por el reflejo del agua bajo la lluvia, tal vez alguien nos persigue. Aquello siempre nos persigue. Nos observa, pero no nos ataca, y nunca lo hará. Será el reflejo de nosotrxs mismos, encontrados en un pequeño charco, o incluso en una gota de lluvia.
Caminando observo lo viejo que está el mundo, y el camino, todo ya recorrido. Pero el de cada unx, siempre será distinto. Hay charcos más grandes que otros, y problemas visuales también. Recuerdo las hojas caer en un frío otoño, pero el más agradable. Otoño que recorre mis venas, el mismo que recorre mi camino.

Pretérico imperfecto

Me desencanté de vos, me desencanté de tu voz, me acercaste al sol y bien sabías significaba un no. Acariciaste el vacío del cielo, enmudeciste el sonido, te alejaste de tu voz y no me gusta ahora lo que sos. Te encanta el sentirnos, mas ese sentirnos se fugó, no sólo te alejaste tú del sol, sino también te alejaste de vos. Me acercaste al sol, me alejaste de vos, te alejaste del sol y no logré oír más tu voz. Te vas y te extrañaba, me tenías desesperada, "ya no te extraño" eran las palabras, para decírtelo cuando te marcharas. Pero ya te marchaste, ya nunca más me escuchaste, pero ya no afecta a tu ser, porque parte del mío ya no es. No te extraño porque sigues siendo el mismo, que enloquecía todo cuando no había motivo, y aunque extrañe muchas veces tu sonido, si estás, bien, sino, esta vez da lo mismo.

Tal vez

Entre el caos me pregunto si aquel movimiento es quizás un momento más importante que aquel fuego de aquella fogata aquella noche. Ya te pierdo de vista, y no te importa.