Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2013

Pena

Sentir la sensación en la cabeza, una presión que no te abandona. ¿La carga de toda tu vida? ¿Una carga pasajera? ¿Un pequeño espectro fantasmal haciendo de las suyas? Pues no, nada de eso. Pena es la que baja por la cabeza, y llega hasta quizás dónde.

Sin vacío

Aquí es cuando se radicaliza mi vida. Aquí es cuando empieza a contar sólo lo esencial, lo demás atrás. Aquí comienza el principio de un nuevo final, o el final de un nuevo principio. Aquí comienza o nace algo; cuando muere o termina otra cosa. El vacío no existe, el cambio estar vez sí. Así como la reencarnación... Quizás.

Noche

Una noche muy corta para tantas palabras. Palabras entrecortadas, precisas pero indecisas. Demasiada palabrería como para arruinar tan linda noche; noche como cualquiera, noche como sea, tan sólo noche. Entonces vete.

A su antojo

La realidad cambia, inevitablemente, día a día, cada segundo. ¿Qué hacer al respecto? Pues, nada... Cambiará sí o sí. La tarea está en hacer que cambie para bien o para mal, entre ese rango: a su antojo.

Fin

El silencio pide más acción, y la acción escapó. ¿Hasta cuándo con tanta hipocresía? Es justo preparar hasta nuestras pestañas para atacar, o más bien defender. Atacar en este caso no vale la pena, y la pena no puede más. ¿Hasta cuándo con tantos gritos enmudecidos? El fin se acabó, el fin también tiene principio, y por supuesto fin. El fin acabó. El fin. Él.