Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2013

No somos

A veces no creo en tu querer, tal vez porque no creo ni en el mío. Y no es porque no te quiera, sino que ya no somos los mismos.

Día a día

Caminar. Salir y caminar. Vagar, tal vez comprar. Todo eso mientras veo de reojo su caras desanimadas como hormigas en busca de comida, pero ellos ni siquiera saben qué buscan. Yo me quedo con lo poco que veo del cielo, y las pocas personas que alegran el día. Hay muchos músicos por ahí, encantando a la gente en las calles. De eso me enamoro yo, de la alegría, sentimientos y emociones, a través de la música. Eso es lo que me mueve.

H e y

Quien realmente me conoce, realmente sabe dónde encontrarme.

No, tú.

En los vientos tempranos acaricia la humedad. Cuánto tiempo más, y ya nos habremos esfumado, tal vez fugado, o sólo un aproximado. Permíteme volver, pero cuando no estés. No soy, no eres, no somos quién. Dame un trozo de papel, para ocultar el trazado ya realizado, o tal vez unos cuantos, y así ocultamos nuestras formas y ausencias. Dame un razón, un motivo, tal vez comprenda, pero eso no quiere decir que lo acepte. Hazte añícos, yo me quedo aquí con lo real. Vuélvete pez en el mar, yo en mi jaula tal vez. Ándate, ya ha pasado antes; tal vez vuelvas. Si me voy yo, como ahora, tal vez no hay regreso. Tal vez es sólo eso, el regreso se tornó amargo, y un café cargado sin azúcar sabe mejor. La verdad es que no hubo regreso, es una humilde y simpática ilusión. Vuelve pronto a tus andanzas, antes de que la vida te haga trampa, aún no es tarde para tí.

En la micro.

Mientras miraba por la ventana, la pequeña niña cantaba su versión de la canción de Manu Chao. Cantaba algo así como: me gusta cocaína, me gustas tú; me gusta picar comida en la cocina, me gustas tú; me gusta ver la tele con mi mamá, me gustas tú; me gusta todo, me gustas tú; me gusta la plantita, santa isabel.
Sí, eso dijo, no sé por qué. Y pasamos por un "Easy", y lo leyó tal cual: E A S I. La mamá le dijo que se pronunciaba "ISI", y le preguntó por qué. La mamá le respondió: Es que está en inglés, y en inglés las cosas se escriben de una forma y se pronuncian de otra. Una gran respuesta.