Entradas

Mostrando las entradas de 2017

Duda

Hacen falta a veces quienes se rían de las estupideces, como cuando lanzas una moneda como aporte para algún músico y rebota unos metros más allá. ¿Fueron seres reales, o habitan otros sueños más reales que este?

Invisible

Hacerse invisible, lo más invisible posible. Ese siempre es mi plan, un cobarde plan a veces, pero otros de coraje. No me gusta molestar, tampoco que lo hagan. Somos únicos e irrepetibles, algo que a veces pesa cuando en teoría debes encajar en algún grupo. Somos seres sociables, en teoría. Entonces ¿Soy humano, o qué? Tal vez no, y está bien.

Muchos

Los vi, los vi a todos, los vi a todas. ¿Qué hacen por acá? A ti te vi, en la habitación, mallas tridimensionales, eras uno, eras muchos, una voz, muchas voces, eras tú, eras yo. Lo eres con todos, tal vez yo también.

Yo hoy

Hoy soy yo. Hoy no soy quien fui ayer, porque ayer no era yo, ayer fui un reflejo de lo que pensaron que soy. Hoy no hablo igual, hoy hablo como yo, hoy me siento a mí y agradezco el proceso. Hoy soy yo, mañana también.

Conmigo no

Cuando entré, su alma me odió. No he dado motivos, pero ella, su alma, sabía que podría yo ser más de lo que soy. Eso arruinó parte de su alma, de su ego, de lo que es contigo, de lo que conmigo no. Entonces cuál es el problema, si estamos a años luz.

Ángel urbano

Llegó, se preocupó, los espantó, nos salvó. Luego de esos intensos segundos, y de hacernos bolita, nos calmó. Llegó de la nada y del todo, para luego decirnos palabras bonitas. Decía que debíamos cuidarnos. Nos dijo que somos la esencia, que somos Dios, que nos queramos, que seamos felices y nos bendijo. Eso recuerdo, fue como una especie de permiso divino para todo aquello.

Abrazos

Hay abrazos perfectos y perfección dentro de algunos abrazos. Contigo suceden ambas, contigo hay abrazos perfectos. La razón no la sé, incluso ni me lo pregunto. No me interesa ni modular esa pregunta, la respuesta está dentro de nosotros. Y ésta no tiene que ver con palabras, sino con el sentir.

Memorias

Sin recuerdos exactos, a veces son horas y en mi recuerdo segundos. Como los sueños dentro de los sueños de estos mismos. Playa, norte, Chile, qué se yo, lugares que evocan otros lugares, como la Italia dentro de aquí, con más personas, yo media perdida soñando en tiempo real, ciudad, cerros, sacando fotografías con la mente, como muchos otros sueños en donde al sacar la cámara en realidad se deshace.

Sueños reales

En la madrugada, miles de personas acercándose a este espacio de agua, río o lago, o tal vez un río en calma, algo extraño para mí. Estaba oscuro, la gente se empujaba, todos querían un espacio en la nave o el bote, no sé qué esperaba, sólo sentía la necesidad de subir. Me preparé mentalmente para no tener miedo, como el que he tenido otras veces viendo ese mismo lugar de día, en otro sueño. Llegaron los pumas, la gente se alteró, las personas se fueron. Yo evité a los pumas, los miré, los quise y pasé corriendo entre ellos con mi hijo a espaldas. No recuerdo el momento en el que cruzamos este río, pero recuerdo el momento en que llegué a esa tierra que veía de lejos. Me encuentro con un cerro, de otros sueños, en los cuales he visto a mi amiga que ya no está hace tiempo en esta tierra física. Busco algo de comer, aparece mi madre, buscamos algo vegetariano, ¿por qué no? Me parece curioso. Hay personas bellas y lugares hermosos. Luego, me decido a dar los pasos firmes y pisar los adoq…

De atrás para adelante

El cielo brillaba en su oscuridad, ese era el gran fondo de mi visión. Una madrugada cualquiera, soñando en tiempo real. No pude ver estrellas, tal vez por la Luna. Todos caminaban casi en una misma dirección, yo media invisible pero real seguía esta misma dirección. No entendiendo nada, quizás, usando mi mente más que sintiendo. Al parecer todos subieron al cerro, uno árido pero bello cerro. Con espinos tal vez, cada cierta distancia. Caminaban todos hacia refugios, dentro del cerro, especies de cuevas se repartían por éste. Sigo la dirección que todos siguen y me encuentro con un niño/hombre. Mayor y más alto, delgado y de negro, observando el cielo, guiando y organizando el espacio y dirección de cada ser. Sé que había más sueño, pero sólo puedo recordar unos cuantos segundos. El resto tal vez está escondido, o en tí, quién sabe.

Árboles

Del suelo se levantan con la energía del Sol. Árboles en mi camino, recordándole  al cielo que hay quienes estando muy en la Tierra conectan de igual manera con el cielo. Somos árboles también estando aquí y nuestra mente en la inmensidad del Universo.

Árbol

El susurro del viento espera que las hojas caigan. Hojas que mientras caen saben que terminarán en lo más bajo que puedan, para luego ser abono de un gran árbol que alguna vez las sintió caer. En un futuro vuelven a éste, para luego estar de alguna forma en lo más alto. Volver a la cima para ser un todo.

Camino

La niebla no me dejaba ver, y las agudas ramas bloqueaban mi vista, el camino parecía infinito. Intentando escapar de los seres del bosque y tal vez algunos animales salvajes, me preparé para seguir caminando, hasta encontrar alguna salida.  Una luz sutil aparece, y mientras camino hacia ella puedo por fin dimensionar en el lugar en el que me encuentro. Miro hacia los lados y veo como el bosque se detiene en ese lugar, miro hacia el frente y veo sólo siluetas, miro hacia abajo y veo un precipicio sin fin. Me arriesgo a planear el cruzar este lugar, confiando en un gigante árbol a un costado del lugar. Abrazándolo siento su calor y agradezco su fuerza. Logro cruzar mientras oigo latidos, melodías, ruidos. Llegando al otro lado me encuentro con seres observándome, crucé un largo camino para llegar hasta allí y notar que yo soy la extraña en ese camino.

Rotos

Estamos rotos. Un poco cerca, un poco lejos, a pasos de distancia pero sin encuentros. Estamos rotos por dentro, tal vez por fuera. ¿Quién podría ser tan valiente para repararnos? ¿Seremos acaso nosotros los destinados a reparar lo irreparable, y sobrevivir a este mundo? Tengo sueños despierta, en los cuales a ratos te veo, no sé si te imagino o realmente veo el futuro. El día en que suceda tal como lo soñé, estaré dispuesta a entregarme a la vida, ya que a pesar de estar rotos, hay seres que se dan el gusto de hacer conexiones impredecibles y cambiar, tal vez, lo predestinado, jugando con los caminos de la vida y este espacio. Estamos rotos, pero aún vivos.

Sin embargo

Esperaba solamente esperar, sin apuros. Pretendía dejar mi alma inquieta descansar unos segundos. Según los pronósticos podría estar vacía décadas, y no me hubiese opuesto a ello. Sin embargo, de la nada surgen pequeñas reacciones sin motivo aparente. Y no es de la nada, la verdad es que siempre es por algo. Hay quienes tienen ideas poco esperadas, que surgen de la nada pero se convierten en tiempo. Un tiempo alegre, un intensivo de risas y sonrisas. De lejitos, pero reales.

Cuestión

Me lo cuestiono muchas veces, sólo que recuerdo que la vida es una y no sabemos hasta cuándo.

Naturaleza

Temblores, lluvia, truenos, rayos. Creo en la naturaleza y se apodera de mi atención. Trato de no pensar pero a ratos recuerdo que también eres parte de ésta. A ratos tu naturaleza también se lleva mi atención.

Aquello

Kharma, dharma, destino, castigo, como sea. Ojalá supieras el alivio de descansar una noche de todo, de responsabilidades y monstruos que no me dejan dormir. Sólo estabas tú y el espacio. No esperaba nada, mas me sorprendiste de maneras que no te imaginas. Ok, no me conoces, no nos conocemos. Me presento, siento energías y bueno "I see dead people". Me hiciste descansar de aquello, por eso tal vez mi reacción. No te culpo y no me culpo, tan solo agradezco los minutos y horas, hasta cada segundo de distracción del mundo y lo que me atormenta de éste.

Despertar

Caminaba casi en círculos por el lugar. Entre muebles, estantes y góndolas seguía caminando buscando quizás qué. Seguía caminando, sola, la gente parecía no verme. No les presté atención, sus voces estaban lejanas para mí. Luego de un par de vueltas te encontré. Sonreías, te abracé y desperté besándote.

Me pasa

No hablo de mariposas en el estómago, no hallo la correcta descripción del suceso. Años alejada de esto, ocultándome bajo mi propio manto puesto por otros. Olvidándome de mí, olvidando mi ser. He cambiado, quedo en blanco, quedo en negro, quedo en cualquier color, buscándome aún. Siempre estuve conmigo alejada de mí. Y ahora, me encuentro de nuevo con mi esencia, luego de dejarme atrás. Puedo volver a mí, a querer sentir, a aceptar mariposas. Puede que el miedo sea más fuerte, tengo filofobia, o algo así. Quiero una señal, volviendo a mí vuelvo a ser frágil, y temo alejarme de mí otra vez.

Un rato

No acostumbro al cambio. No acostumbro a estas cosas.  Un chocolate caliente en un café. Llueve. Miro el chocolate, miro su cara. Lo escucho con atención. Yo a veces no sirvo para hablar, soy más buena escuchando o haciendo cosas en silencio. Como un caballero me ofrece el brazo. Caminamos. Llueve. Me acompaña. Nos vamos. Subimos al vagón y debo bajar. Me hace dudar quedarme arriba, pero se baja. Se queda un rato, me quedo, me voy, nos vamos. Desaparecemos, pero luego nos vemos. Y encontrándonos también desparecemos para el resto. Y el resto desaparece.

Intento

Traté de evitarte, tal vez, un poco. Parte de mí no quería hacerlo, parte de mí no quería evitarte. Por eso lo intenté un poco, no en exceso. La historia de ese día en mi cabeza decía que sería así, pero no de tal forma. Agradecida de impulsos instantáneos improvisados, me queda rondando la palabra "ímpetu", que buena palabra para describir un momento, que buena palabra saliendo de ti. Y se me olvida todo y me distraigo, me distraes, pero es justo lo que esperaba. La improvisación me llena, la improvisación me atrapa. La improvisación, una carta bien jugada para una persona como yo.

A veces

A veces duermo, a veces sueño, a veces tengo sueños
A veces oigo, a veces escucho, otras sólo observo
¿Habrá algún ser que oiga gritos silenciosos?
¿O será menos importante el silencio que gritos ruidosos?Me encamino hacia el más allá estando aún acá
Dividiendo mi cuerpo alternando mis lados para no escapar
Si me equivoco claramente puedo fallar
Y eso sólo significa que dejaré de estar.El silencio es poderoso cuando se sabe utilizar
Las noches sin silencio a veces me atormentan más
Aún oigo el silencio pero no logro descifrar
Lo que quiere, lo que oigo, nunca acabará.

Vida

La vida no sé qué propone, espero y hago mucho por nada, dándolotodo. La vida muchas veces se lleva lo más valioso, que es ella misma.

Ojalá

Está oscuro, te recuerdo. Estuviste presente, llenando espacios vacíos. No sé tu nombre pero me refugiaste. No sé tu nombre pero me comprendiste. Tal vez no existas acá, tal vez sí pero nadie asegura que sería igual. Había un amuleto que debí esconder, ¿sabes lo que era? No lo recuerdo, pero tal vez podría ser la brújula. Esa que me guía a no sé dónde, tenía la misma silueta, pero no tengo claridad. Agradezco las enseñanzas y las caricias. Ojalá fuera real, los queltehues me despertaron.

Encontrarse

Se equivocan buscando respuestas externas. Todo está dentro, lo bueno y lo malo, no hay preguntas sin respuestas dentro. Tanto ser vagando sin encontrarse, admirados por mí, ya que encontrarse tiene un precio. El derrumbe es inevitable, los dolores y heridas vienen incluidas con la soledad. Pero el renacer es prometedor, para uno más que para cualquier otro. Si tememos entonces el miedo es propio, si tememos entonces no es el camino. Hay que confiar y seguir. El estar de pie consiste en caerse reiteradas veces y seguir. Yo sé que la coherencia interna es más importante que cualquier otra. Yo sé que es importante encontrarse, aunque nos reconozcamos un poco tarde, siempre es tiempo.

Brújula

Subí al ascensor observada por otros desde lejos. Un niño pequeño guiaba mi camino. Humo y fuego alrededor, yo tratando de subir para escapar. Dentro del ascensor el niño me entrega una brújula, sabe a dónde tengo que ir, y al aparecer sabe más de mí que yo. Regreso al subsuelo, fuego y balas. No vestía como ellos, me convertía en un blanco fácil. Dos hombres me acercaron a un vehículo, para que escapara pronto de ahí. Salí intacta, con una brújula en mano y aún así sin saber dónde ir.

Es tiempo

Sueles dejar que tus raíces te atrapen. Pides ayuda a gritos, con heridas internas que pronto se manifiestan. No te ves preocupado hoy, tal vez nunca lo estés realmente. He sido yo la que soñando corta cadenas y abre puertas para tu escape. He sido yo la que se ha movido para sacarte. Ni por amor, ni por odio, ni por nada. Sólo que mientras pueda ayudar: ayudaré. Aunque es tiempo que te mires, yo pronto dejaré de estar, y cuando eso suceda quiero irme en paz y pensar en que hice bien.

Agradezco

A veces me equivoco, veo lo que quiero ver para tranquilizar mi alma. Vi sus demonios, vi los míos. Pensé que tenía más que yo, y fue todo lo contrario. Peleo todos los días conmigo misma, con mis propios demonios, para poder avanzar con algo de calma. Nacieron de mi rabia y el odio contra muchas cosas, y aún siguen en mi compañía. Pero cuando lo veo no siento demonios, de ninguna especie. Nadie molesta, nada interviene. Sólo se produce un acto de conexión y sincronización. Y como siempre estoy atenta a las energías, no sé qué hacer, quedo en blanco y protegida como nunca. No sé cómo interpretar las cosas a esta altura de mi vida. No quiero equivocarme ni hacer que se equivoquen. Pero agradezco el respirar sin preocuparme de la toxicidad.

Evento

La rueda avanza, no alertando a la hormiga en el camino. Por muy grande que sea el evento, a veces no se deja ver. No somos ciegos, tal vez sólo pequeños.

Demonios

Tus demonios se me acercaron sin previo aviso, no me preparé. Debí haber sido más astuta y no olvidar quién soy. Tal vez te debía mucho, probablemente la vida en alguna dimensión. Sí, y más de una vez me habrás salvado. Tal vez por eso acepté tus demonios, los convertí en míos para luego liberarme, liberarte, liberarnos. Tal vez fue sólo eso, no soy tonta -eso creo -, nunca espero más.

Por eso

La ciudad paralizada, el silencio se adueñaba de la madrugada o tal vez yo no era capaz de prestar atención a los ruidos. Por unos segundos dejé de prestarle atención a mi cabeza. Incapaz de reaccionar de otra forma accedí sin pensarlo. <<Somos personas o animales salvajes>> creí escuchar, yo sólo pude balbucear que somos un poco de ambos. Entre la oscuridad podía apenas ver tu rostro, pero me bastaba con mirar esos ojos tan brillantes, en una noche tan oscura, para poder sonreír unos segundos, unos minutos, una hora, un día. Y sea como sea, por eso: gracias.

Bosque

Yo estaba en el bosque, con la capucha, había niebla. Me escapé de la casa, y quienes vivían conmigo me perseguían. Corrí sin importar nada, me acompañaba un perro. Corrí sin mirar atrás. Corrí sin preocuparme de bestias salvajes ni brujas en el camino. Corrí confiando en que cualquier dirección era la correcta sí estaba lejos de ahí. Corrí tanto que me cansé. Descansé entre árboles y pájaros nocturnos en la madrugada. De pronto vi unos ojos. Eran enormes, y se acercaban.  Cerré los ojos, entregada a morir, pero él me miró, y me llegó hasta el alma. Supo que estaba sola y que en realidad no quería herirlo. Luego de mirarlo, esos ojos  se alejaron, eran más alto de lo que alguna vez vi. Luego bajó y se acercó, sentí su pelaje, me acariciaba para acariciarse, e intentaba acurrucarse. Era el oso más grande que jamás haya visto, un pardo hermoso. Nunca antes me había sentido tan protegida, era irrelevante el tiempo en juego en ese momento, hubiese cambiado muchos momentos por tan sólo uno…

No importa

También sospecho que la velocidad no importa al momento de llegar a destino.

Distancia

Sospecho que tomamos distancia para obtener más tiempo aunque no bajemos la velocidad.