Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2017

Aquello

Kharma, dharma, destino, castigo, como sea. Ojalá supieras el alivio de descansar una noche de todo, de responsabilidades y monstruos que no me dejan dormir. Sólo estabas tú y el espacio. No esperaba nada, mas me sorprendiste de maneras que no te imaginas. Ok, no me conoces, no nos conocemos. Me presento, siento energías y bueno "I see dead people". Me hiciste descansar de aquello, por eso tal vez mi reacción. No te culpo y no me culpo, tan solo agradezco los minutos y horas, hasta cada segundo de distracción del mundo y lo que me atormenta de éste.

Despertar

Caminaba casi en círculos por el lugar. Entre muebles, estantes y góndolas seguía caminando buscando quizás qué. Seguía caminando, sola, la gente parecía no verme. No les presté atención, sus voces estaban lejanas para mí. Luego de un par de vueltas te encontré. Sonreías, te abracé y desperté besándote.

Me pasa

No hablo de mariposas en el estómago, no hallo la correcta descripción del suceso. Años alejada de esto, ocultándome bajo mi propio manto puesto por otros. Olvidándome de mí, olvidando mi ser. He cambiado, quedo en blanco, quedo en negro, quedo en cualquier color, buscándome aún. Siempre estuve conmigo alejada de mí. Y ahora, me encuentro de nuevo con mi esencia, luego de dejarme atrás. Puedo volver a mí, a querer sentir, a aceptar mariposas. Puede que el miedo sea más fuerte, tengo filofobia, o algo así. Quiero una señal, volviendo a mí vuelvo a ser frágil, y temo alejarme de mí otra vez.

Un rato

No acostumbro al cambio. No acostumbro a estas cosas.  Un chocolate caliente en un café. Llueve. Miro el chocolate, miro su cara. Lo escucho con atención. Yo a veces no sirvo para hablar, soy más buena escuchando o haciendo cosas en silencio. Como un caballero me ofrece el brazo. Caminamos. Llueve. Me acompaña. Nos vamos. Subimos al vagón y debo bajar. Me hace dudar quedarme arriba, pero se baja. Se queda un rato, me quedo, me voy, nos vamos. Desaparecemos, pero luego nos vemos. Y encontrándonos también desparecemos para el resto. Y el resto desaparece.

Intento

Traté de evitarte, tal vez, un poco. Parte de mí no quería hacerlo, parte de mí no quería evitarte. Por eso lo intenté un poco, no en exceso. La historia de ese día en mi cabeza decía que sería así, pero no de tal forma. Agradecida de impulsos instantáneos improvisados, me queda rondando la palabra "ímpetu", que buena palabra para describir un momento, que buena palabra saliendo de ti. Y se me olvida todo y me distraigo, me distraes, pero es justo lo que esperaba. La improvisación me llena, la improvisación me atrapa. La improvisación, una carta bien jugada para una persona como yo.